Copywriting Deportivo

HAY NEGOCIOS DEPORTIVOS QUE INVIERTEN EN INFRAESTRUCTURA, MÁQUINAS, INSTALACIONES DE PRIMER NIVEL, ROPA CORPORATIVA, COSTOSAS ESTRATEGIAS DE MARKETING QUE NO LLEGAN A NINGÚN LADO…

 

OTROS, NO SE PUEDEN DAR ESE LUJO. SI NO VENDEN, DESAPARECEN

Mira, se dice que es imposible competir contra las cadenas y franquicias de gimnasios y grandes negocios deportivos.

El nivel de recursos que tienen no se puede comparar con los tuyos.

La infraestructura, la inversión en publicidad… son ligas mayores.

Es mejor que vayas renunciando a tu sueño de libertad, de ser tu propio jefe en tu propio negocio…

 

PERO NO.

No tiene que ser así.

 

Déjame que te cuente una historia. Y no, no es la de David contra Goliat.

(Y te enseñaré cómo tenerla más larga).

Hace algunos años escalaba en el minimuro del patio de la casa de mi amigo Gonzalo.

Comenzamos a entrenar con algunos amigos 2 o 3 veces por semana en un ambiente de pura buena onda.

Ya sabes, pies sudados y hediondos, música «de escaladores» y mucho polvo blanco (al magnesio me refiero).

De a poco, empezó a hacerse conocido este entrenamiento. Lo comentábamos con otros escaladores, Gonzalo lo difundía en redes sociales… hasta que comenzó a recibir alumnos.

Alumnos «externos», no solo amigos.

Los cupos se completaron de inmediato y se hizo lista de espera para entrar.

 

 

Pero ese fue el final del túnel. Antes, no todos lo vimos tan claro.

«Que no te va a ir bien.»

«Que no se puede vivir de eso.»

«Que hay que ser bien hueón para pagar por venir a entrenar al patio de tu casa.»

«Que nadie quiere un minimuro, la gente quiere entrenar en un muro grande y bonito…»

Por suerte, Gonzalo es un adulto. Piensa por sí mismo, para que nos entendamos.

Si no fuera así, no hubiera seguido adelante… y yo no te contaría esta historia.

Bien, ahora yo también soy un adulto. Y entiendo por qué las cosas resultaron así. No fue suerte, como decían algunos amigos. Ni coincidencia.

 

 

Otra cosa que no te he comentado, es que a pocas cuadras de la casa de Gonzalo hay un muro.

Un muro comercial con entrenadores y todo eso.

Un muro grande, con instalaciones de primer nivel y todos los servicios de un gran centro deportivo.

Miles de euros. Millones de pesos chilenos en inversión.

Un muro que podría acabar con cualquier competencia; hacer quebrar a cualquier negocio más pequeño.

Tirar los precios y llevarse a todos los clientes. Dejarte en la mierda.

Ya sabes lo angustiante que es eso: noches en vela, ansiedad, sudor de manos, el puto ojo que no deja de temblar, el mal genio y el humor de mierda que te alejan de tu pareja… esperando el ataque final que acabará por derrumbar tu negocio y tus sueños.

PERO NO

NO

Así y todo, el minimuro de Gonzalo sigue sin cupos disponibles y con una lista de espera más larga que la del negro del wasap.

 

 

Bien, creo que ya me entiendes.

Tu negocio deportivo PUEDE tener éxito.

Puedes hacerle frente al gimnasio grande y bonito de la siguiente calle. Porque si vas a apostar tus ahorros y tus ilusiones no es para perder.

Puedes tener a tus clientes y dedicarte a lo que quieres. A lo que te gusta.

Y puedes tenerla más larga que la del negro del wasap. La lista de espera, digo.

 

 

Pero hay que saber cómo hacerlo.

Es simple, pero no fácil. Requiere meterle tiempo, esfuerzo y muchas ganas.

Hay que saber dónde apuntar y qué armas usar.

 

 

Si quieres saber más acerca de dónde apuntar y qué armas usar para pegarle en los huevos al gimnasio grande y bonito de la siguiente calle, puedes suscribirte a mi lista. MUY SEGUIDO envío historias y consejos para tu negocio deportivo.

Y no, no solo te servirán si tienes un gimnasio. Cualquier negocio deportivo puede sacar mucho aprendizaje. Negocios no deportivos también, pero en realidad prefiero trabajar en el deporte…

 

 

Ahh, y también recibirás un audio donde, con mi sensual voz*, te explicaré algunas cosas interesantes. Más adelante te cuento más.

* Mi voz es sensual. Que se escuche como la mierda mal es un tema diferente.

 

Déjame tu correo:


MUY SEGUIDO recibirás correos míos. Te compartiré consejos para que puedas atraer mejores clientes.

Si no quieres recibir estos consejos, no hay problema. No te suscribas.

O si te suscribes y luego cambias de opinión. Te desuscribes das de baja.

El responsable de este sitio es Copywriting FA SpA, cuya finalidad es el envío de información sobre copywriting y negocios digitales, con la legitimación de tu consentimiento otorgado en el formulario.
El destinatario de tus datos es Mailrelay, con servidores en España.
Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o supresión de tus datos.

Conversemos más.

En cuanto a mí, ya no entreno en el minimuro de Gonzalo. Las lesiones me tienen cagado. Mis manos, mis tendones, ligamentos y poleas ya no son lo que eran.

Hoy, soy un deportista frustrado. Por dios que duele escribirlo.

Pero bueno, de vez en cuanto voy al muro grande y bonito a pasos de la casa de mi amigo.

A él le es indiferente. Su minimuro siempre está a tope.

 
 
 

Bien, antes te decía que si te suscribes recibirás un audio.

Si te suscribes, sí.

Si no te suscribes, no.

Creo que ya me entiendes.

Intenté hacerlo un audio muy corto. No me resultó mucho. Son exactamente 4 minutos y 16 segundos.

Igual, preferí un audio para eliminar el humo. Ya sabes, esos ebooks que te suelen regalar muchas veces son una suma de palabras que no dicen nada.

Yo espero haberlo hecho mejor.

 

 

Lo que aprenderás en este audio:

  • Por qué el minimuro de Gonzalo no tiembla de miedo ante el megamuro comercial de la otra calle. Aquí está el error fundamental por el que muchos creen que los pequeños gimnasios y centros deportivos no pueden ser exitosos.

 

  • Cómo tenerla más larga que la del negro del wasap sin métodos dolorosos. A la lista de espera me sigo refiriendo.

 

  • Lo que puedes aprender de los 300 machos alfa espartanos con abdomen maquillado para triunfar con tu negocio deportivo. Verdad, ellos no triunfaron. Pero la lección es útil.

 

  • Y bueno, alguna sorpresita más (no se incluyen negros del wasap).

 

Para todo eso, debes suscribirte. Es acá:

Déjame tu correo:


MUY SEGUIDO recibirás correos míos. Te compartiré consejos para que puedas atraer mejores clientes.

Si no quieres recibir estos consejos, no hay problema. No te suscribas.

O si te suscribes y luego cambias de opinión. Te desuscribes das de baja.

El responsable de este sitio es Copywriting FA SpA, cuya finalidad es el envío de información sobre copywriting y negocios digitales, con la legitimación de tu consentimiento otorgado en el formulario.
El destinatario de tus datos es Mailrelay, con servidores en España.
Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o supresión de tus datos.

Bueno, ya que seguimos conversando, quizá quieras saber un poco más sobre mí.